jueves, 11 de mayo de 2017

Palpite de cumpleaños

“Toda la vida mamá me enseñó que lo que realmente cuenta es el amor (…) el amor más allá de la sangre”.

Sandra Lorenzano (2015).

A las 8 horas con 30 minutos de la noche, un 10 de mayo de 1990, comenzó mi travesía por este mundo. Mi mama no me parió en la camilla de un hospital. Nací en una casa del Barrio San Cristóbal de Managua. Mi parto fue atendido por mi mama conchita (Q.E.P.D), mi abuela materna, con harta experiencia en este oficio. Y así, fue posible llegar a los brazos de mi mama. 

Han transcurrido 27 años de vida en los que he acumulado experiencias que me han enseñado a resistir muchas adversidades, sin perder las energías para sonreír.

No todo ha sido color de rosa, pero tengo mucho que celebrar y que agradecer en este andar por la vida. Salir del armario por ejemplo. Enfrentar el miedo, autonombrarme, encontrarme con el feminismo y asumir la homosexualidad como una apuesta política.

El feminismo me enseñó que “es sano salir del armario”, como lo relaté en una entrada de mi blog, asimismo, que “lo personal es político”, tal y como lo dice Kate Millet.

Cumplir 27 es una reafirmación de compromiso sobre el sentido de esta vida que vivo. Un compromiso de rebeldía permanente frente a toda forma de opresión. Un compromiso con un activismo feminista, cuerpo a cuerpo. Un compromiso de entretejer redes de solidaridad porque “soy más cuando canto con vos” como dice la mera chocoyita Gaby Baca.

Estoy muy agradecido por todos los gestos de cariño recibidos por motivos de mi cumpleaños. #MeSientoDichoso que sean parte de la red de mi vida y que me permitan compartir tanto con ustedes.


Celebro llegar a los 27 años, rodeado de personas que inspiran, que emanan complicidad feminista para hacer que los espacios en los que interactuamos, sean más justos. Mi palpite de cumpleaños es que los caminos del feminismo me enseñando mucho ¡Gracias por estar en la red de mi vida!



martes, 25 de abril de 2017

Lesbianas nicaragüenses conmemoran Día de la Visibilidad Lésbica


El 26 de abril se conmemora el Día de la Visibilidad Lésbica ¿Qué significa esta celebración para las lesbianas nicaragüenses? ¿Qué implica ser lesbiana visible? Tania Irias, activista lesbiana y feminista del Grupo Lésbico Artemisa y el Movimiento Feminista de Nicaragua, cuenta en esta breve entrevista sobre la importancia de esta efeméride y las acciones que colectivos lesbofeministas de Nicaragua estarán desarrollando en el marco de la Jornada de la Visibilidad Lésbica 2017.  Vos también podés sumarte.
Da click y escuchá la entrevista en Ivoox 
 *Colaboración de Franklin Hooker Solano para el Movimiento Feminista de Nicaragua.

miércoles, 5 de abril de 2017

EN ÉSTO

Metida en ésto, la paz es un decir; la muerte, una costumbre; la rebeldía, un drama de vencidos y la justicia, un sueño de caretas.

Metida aquí, no hay magia blanca, ni cielo raso que no llueva horrendas tempestades, ni pluma que no arrastre jirones de neblina, ni paso que no impronte una acción que no termine siendo inútil.

En ésto, no hay hombres ni mujeres que no sean fantasmas o demonios; no hay citas que se cumplan ni juramentos que perduren; no hay callejones oscuros que sean más que oscuros callejones, ni lágrimas ajenas, ni noches estrelladas que no digan mentiras.

Metida en ésto hasta la nariz, la verdad es sólo una intuición falsificada con humo de tabaco; el amor es un mito que, al borde del abismo, rezuma una botella y la belleza es ese trago de café que, en el hastío y con dolor de cabeza, logra arrancar dos versos la noche.

Metida en ésto, el tiempo es un esbirro feroz de la desesperanza,
y la fe es un artefacto que duele por inútil. Aquí no hay tierra santa ni fruto prohibido. Aquí el castigo eterno es la memoria y todos los que estamos, aquí, estamos en guerra.

Quienes estamos en ésto, somos personas duras: sólo tenemos nuestras manos, nuestra visión en llamas, nuestra historia ganada a fuerza de batallas perdidas y un odio casi instintivo a la costumbre.
Vivimos en ésto.

¿En ésto qué?

#SincericidioySentimentira
Escrito bíter dedicado a Frank Hooker Solano, con cariño en un día de cansancio existencial.

Autora: Elena Pereyra