lunes, 26 de noviembre de 2012

Embarazos en adolescentes y bono demográfico

-->
Las personas que mejoran su acceso a la información y servicios de Salud Sexual y Salud Reproductiva y Derechos Reproductivos tienen mayor posibilidad de vivir sin violencia, reflexionar sobre su plan de vida, tomar decisiones autónomas y responsables e incorporarse a la vida social y productiva(UNFPA,2008)

Diversos estudios reflejan que la persistencia del embarazo en adolescentes tiene una serie de implicaciones que van desde el nivel personal, familiar, inclusive, aquellas relacionadas con el desarrollo nacional. Dejando así entrever cómo aquello que genera afectaciones personales, también repercute en el ritmo y la dirección del progreso de un país.

De acuerdo a información del Fondo de Población de las Naciones Unidas , UNFPA , registrada en la hoja de datos número 1/2012, referido a la importancia de actuar de manera sostenida y armonizada sobre las determinantes del embarazo adolescente en Nicaragua, la persistencia del embarazo en adolescentes limita las posibilidades de aprovechar el bono demográfico.
 
En la página oficial de la campaña “Bono Cambiatu Vida” impulsada por el Movimiento Juvenil Nicaragüita, se explica que el bono demográfico representa una ventana de oportunidad que vive Nicaragua en la actualidad, esto significa que la población económicamente activa ha aumentado en 10% entre 1980 y 2010, al pasar del 50.2% a casi el 61%, lo cual representa el más grande crecimiento en la historia del país. Gran parte de ese porcentaje son jóvenes (35%) y va en aumento. 

Por tanto, el embarazo adolescente además de ser un factor que afecta la salud reproductiva y el bienestar de las mujeres jóvenes, actúa como limitante en el aprovechamiento del bono demográfico dado que impide una mejor formación de capital humano.

Las regiones de Nicaragua con menor tasa de escolaridad neta coinciden con la de mayor número de nacimientos provenientes de niñas y adolescentes, por lo que el embarazo precoz es causa de deserción escolar y por tanto, reduce las posibilidades de continuidad de los estudios. (UNFPA,2012).

Por otro lado, un 25% de todos los nacimientos en Nicaragua viene de madres adolescentes de 15 a 19 años, y cerca de la mitad (45%) de los nacimientos en este sector, no son planeados (UNFPA,2012).

Tales situaciones limitan las opciones de inserción laboral y de mejora de ingresos tanto para la adolescente como para su familia. Además, son preocupantes las cifras en cuanto a las muertes maternas provenientes de madres adolescentes en Nicaragua, cuando entre 2000 y 2010 se registra un promedio de 22% del total de muertes maternas, que de acuerdo a SILAIS es en Matagalpa, RAAN, RAAS, Jinotega y Managua donde se concentra la mortalidad materna adolescente (UNFPA,2012).

Es importante resaltar que Nicaragua cuenta con significativos avances en cuanto al desarrollo de normas, políticas y acciones orientadas a garantizar la salud y educación de adolescentes (UNFPA,2012). Se destaca la Ley para el Desarrollo Integral de la Juventud (Ley 392), la inclusión de un objetivo específico para adolescentes y jóvenes en la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, la incorporación de indicadores relacionados con adolescentes en el Plan Nacional Multianual del MINSA, 2011-2015, así como la incorporación de la Educación Integral de la Sexualidad en la Currícula Eduactiva (UNFPA,2012).

A pesar de los avances registrados, se requiere de esfuerzos conjuntos dado que el panorama que Nicaragua enfrenta sobre la persistencia del embarazo precoz es motivo de preocupación, por lo que urge el involucramiento del Estado, organizaciones sociales, ONG especializadas, cooperación internacional, entre otras instancias, para desarrollar acciones educativas y de comunicación donde se promueva la prevención y la elección de decisiones autónomas informadas y voluntarias en adolescentes.

Resulta fundamental el papel de adolescentes y jóvenes como protagonistas en la promoción y lucha de el cumplimiento de sus derechos humanos, sobre todo aquellos relacionados con Salud Sexual y Salud Reproductiva y Derechos Reproductivos, de manera que sean impulsadores de transformaciones sociales que los beneficie asimismo, como a la sociedad en su conjunto.

La implementación de una educación de la sexualidad con base científica, como mecanismo primordial para prevenir el embarazo en adolescentes, que abarque temas como prevención de violencia y VIH, acceso a métodos anticonceptivos modernos, incluyendo el uso del condón, así como consejería para adolescentes no embarazadas y adolescentes varones, son parte de los retos que deben superarse para lograr así un aprovechamiento del bono demográfico de manera que el ritmo económico del país se enrrumbe hacía el crecimiento.

Hay que tener presente que el Bono Demográfico tiene un fin entre 2030 y 2040, según estimaciones, cuando Nicaragua empezará a envejecer, por ello el momento de actuar es ahora.

Lic. Franklin Hooker
Filólogo y Comunicador
Miembro de Movimiento Juvenil Nicaragüita



3 comentarios:

  1. Problema que está afectando considerablemente el desarrollo integral de las adolescentes.
    Gracias por estar publicando esta problemáticas y más aun por instar a ponerle ojo a esta problemática.

    ResponderEliminar
  2. Todos los problemas que tenemos como jóvenes limitan las posibilidades de que aprovechemos el Bono Demográfico. El tiempo se nos está acabando

    ResponderEliminar
  3. Se está acabando y hay que aprovechar al máximo el tiempo que resta ...

    ResponderEliminar